Virus del Papiloma Humano

Introducción

Los virus del papiloma humano (VPH) constituyen uno de los principales motivos de enfermedades de transmisión sexual (ETS). Los expertos calculan que 24 millones de norteamericanos están infectados. Existen más de 100 tipos de VPH, de los cuales un tercio se contagian por vía sexual.

Aparte del problema de la infección, estos virus están relacionados con el cáncer genital. Al igual que ocurre con otras ETS, los VPH en ocasiones no provocan síntomas. Esta situación determina que la infección se extienda a otros sin que se detecten alteraciones.

Preguntas Frecuentes

La mayoría de los hombres que tienen el VPH no presentan ningún síntoma. Sin embargo, algunos tipos de VPH pueden causar verrugas genitales. Las verrugas genitales son uno o múltiples crecimientos que aparecen en el área genital. Pueden tener forma de coliflor, con relieve o planas.
En el hombre, las verrugas genitales pueden aparecer en el pene, escroto (testículos), ingle o en los muslos. Incluso hombres que nunca han tenido sexo anal pueden desarrollar verrugas alrededor del ano. Las verrugas pueden aparecer semanas o meses después del contacto sexual con la persona infectada. Una persona puede tener el tipo de VPH que causa verrugas genitales y nunca desarrollar ninguna verruga. Pero no hay que confundirlas con las perlas peniles, las cuales son normales.
El VPH se transmite a través del contacto sexual y tanto el hombre como mujer pueden adquirir el VPH y contagiar a otras personas sin darse cuenta.

Las verrugas genitales también se pueden transmitir por medio de una persona que tenga la infección por VPH pero que no presenta verrugas visibles. Dado que el virus puede permanecer en silencio por mucho tiempo, una persona puede tener el VPH genital aunque hayan pasado años desde el día de la relación sexual.

Usted tiene más probabilidades de adquirirlo si tiene:
  • Relaciones sexuales a edad temprana.
  • Varias parejas sexuales.
  • Un miembro de la pareja ha tenido muchas parejas sexuales.
Algunos tipos de VPH han sido vinculados con el cáncer de pene o de cérvix en las mujeres. Los pacientes circuncidados prácticamente no se desarrolla cáncer de pene.

Los tipos de VPH que causan verrugas genitales no son los mismos tipos que pueden provocar cáncer de pene o de cérvix.

El tipo 16 y 18 de VPH son los responsables del 70% de los casos de cáncer cervical. Los tipos 6 y 11 son los causantes del 90% de las verrugas genitales.
Más de la mitad de los hombres que tienen actividad sexual, tendrán el VPH en algún momento de sus vidas.

Alrededor del 1% de los hombres con actividad sexual, tendrán verrugas genitales al menos una vez.

La Sociedad Americana de Cáncer estima que cerca de 1530 hombres serán diagnosticados con cáncer de pene en Norteamérica durante este año. En este país el cáncer de pene representa cerca del 0.2% de todos los tipos de cáncer en hombres. Este cáncer es especialmente raro en hombres a quienes se les realizó la circuncisión.

El riesgo también es alto en hombres con sistemas inmunológicos comprometidos, incluyendo aquellos con VIH.
Existen algunas opciones para detectar el problema más común causado por VPH en hombres, las verrugas genitales.

Las verrugas en los genitales usualmente se diagnostican por medio de una inspección visual. Se utiliza una solución para ayudar a identificar las verrugas sin relieve (penoscopía). En los casos dudosos se puede practicar una biopsia para determinar si se trata de VPH.

En algunos casos solicitamos una prueba en el hombre que permiten determinar el tipo de VPH que produce la infección y si existe riesgo de que aparezca un cáncer de cuello uterino al transmitirlo a la mujer.
El tratamiento depende del tamaño, el sitio donde está la lesión y los síntomas que provoca. Aunque se logre eliminar la lesión verrugosa, el virus no se consigue “erradicar” (curar) y los condilomas pudieran reaparecer. Actualmente se ha aprobado una crema de imiquimod que se puede aplicar sobre las lesiones. Otros tratamientos incluyen la aplicación de solución de podofilotoxina al 0,5 %. También se puede emplear 5-fluouracilo al 5 %, o ácido tricloroacético.

Las pequeñas verrugas se pueden eliminar con crioterapia o electrocirugía o bien realizar circuncisión para prevenir cáncer de pene o eliminar las verrugas que estén sobre el prepucio.

No existe cura para “erradicar” el VPH de la piel por lo tanto debe de estar checándose frecuentemente durante los primeros meses después del tratamiento para ver si existe alguna recurrencia, y así poder tratarla.
Es importante que los hombres sean concientes de que ellos pueden transmitir el VPH sin darse cuenta a sus parejas del sexo femenino. Comparado con los hombres heterosexuales, las mujeres tienen un riesgo alto de desarrollar enfermedades derivadas del VPH, la más conocida es el cáncer de cérvix. El cáncer cervical en mujeres es mucho más común que el cáncer de ano o de pene en hombres. De acuerdo con la Sociedad Americana de Cáncer, más de 9.700 mujeres serán diagnosticadas con cáncer de cérvix en Estados Unidos durante este año.

Mientras la mayoría de los hombres no desarrollan problemas de salud relacionados con el VPH, es importante acudir con el urólogo para que determine su situación y prescribirle la mejor forma de tratamiento y de cuidados con su pareja sexual.
Debido a que el VPH es muy común pero usualmente invisible, la única forma segura de prevenirlo es no tener relaciones sexuales o mantener relaciones con una persona que no se encuentre infectada y que solo tenga contacto sexual con usted. Puede disminuir sus riesgos reduciendo el número de parejas sexuales y escogiendo parejas que hayan tenido ninguna o pocas parejas sexuales a lo largo de sus vidas.

Los condones también pueden reducir los riesgos de desarrollar condiciones asociadas al VPH. Los condones pueden proveer algún tipo de protección pero no una protección completa, debido a que el VPH puede infectar la piel y eso no lo contempla el condón. Los condones han servido para reducir el riesgo de padecer de verrugas genitales y cáncer de cérvix. Los condones también pueden reducir el riesgo de adquirir el VIH y otras infecciones de transmisión sexual siempre y cuando se utilice en todas las relaciones sexuales y de la manera correcta.
Las parejas usualmente comparten el VPH. Si ustedes han sido pareja durante mucho tiempo, es probable que usted ya tenga el virus. Los tipos de VPH que ponen en riesgo a una mujer de padecer cáncer cervical muy raramente causan problemas en la salud del hombre heterosexual. Por lo tanto usted requerirá de acudir con el urólogo para una revisión y determinar cual es su situación y que recomendaciones deberá de seguir.
Esto probablemente significa que ella tiene un tipo de VPH en su cérvix que puede ponerla en una situación de riesgo de padecer cáncer cervical. Ella debe seguir al pie de la letra las indicaciones que su médico o enfermera señalen, para que de esta manera ella no desarrolle cáncer de cérvix en el futuro.
El VPH no es una señal de que usted o su pareja haya sido infiel en la relación. El VPH puede permanecer en silencio en el cuerpo por muchos años antes de que sea detectado en una prueba. Ella puede haber tenido el VPH por muchos años y no existe método alguno que pueda determinar cuando y de quien adquirió el VPH. Sucede lo mismo en el caso del varón que presenta o se le desarrolla una verruga o infección por el virus del papiloma humano.
La vacuna combate la enfermedad y crea resistencia contra algunos tipos de virus. La vacuna previene las infecciones de los VPH tipo 6, 11, 16 y 18 que son algunos de los virus que están relacionados al cáncer de cérvix en la mujer. Las pruebas realizadas en la vacuna demuestran únicamente problemas menores. Algunas personas presentan un poco de fiebre tras ser vacunadas. Otras tiene un poco de irritación en el área donde se colocó la vacuna.

La vacuna tiene alrededor de 95 a 100% de efectividad contra el VPH tipo 6, 11, 16 y 18 y es preferible vacunarse antes de comenzar cualquier actividad sexual.

Son 3 inyecciones. Una vez aplicada la primera, necesitará vacunarse por segunda vez 2 meses después. La tercera vacuna debe ser inyectada 6 meses después de la primera.

La vacuna no trata ni cura el VPH. La inyección ayuda a que una persona que ya tiene algún tipo de virus no se infecte por los otros tipos. Por ejemplo, si usted tiene el tipo 6, la vacuna lo protegerá de adquirir el tipo 16.
También se les conoce como enfermedades venéreas. Las enfermedades de transmisión sexual son enfermedades que requieren siempre un tratamiento con antibióticos. De lo contrario, siguen propagándose por el organismo, provocando mayor daño, como la esterilidad.

Por desgracia algunas personas, no consultan al médico; por temor o vergüenza, buscando ellos mismos su propio tratamiento, lo que obviamente casi nunca es eficaz. Entre estas infecciones tenemos a:
  • Clamidia
  • Virus del herpes simple
  • Gonorrea
  • Sífilis
  • Tricomonas
  • VIH/SIDA


La Gonorrea y la Clamidia son las más frecuentes. De la misma manera, la sífilis se presenta constantemente aunque en menor magnitud. El SIDA es una ETS muy conocida en este último tiempo, con porcentajes cada vez más crecientes.

Últimamente se están observando unas enfermedades muy difíciles de diagnosticar, pero bastante frecuentes en la población; son las denominadas Uretritis. Es decir, ETS que no son gonorrea pero que pueden dar molestias semejantes a ella.

Se llama PORTADORES ASINTOMÁTICOS a todas aquellas personas que no presentan síntomas. Muchos de ellos tienen una ETS y no saben que están infectados.

Como en general su vida sexual es promiscua, contagiará a muchas personas. Como te das cuenta es un problema de salud pública, bastante serio e importante.

¿Te gustaría agendar una cita? Necesitas Información

Si desea conocer más información acerca de nuestros servicios, no dude en consultarnos, le ofreceremos encontrar la mejor solución a sus necesidades.